Somos pequeños productores, ubicados el sureste del mapa vitivinícola chileno, en la falda de la cordillera de los Andes y a orillas del lago Colbún.
De ahí que el componente volcánico se exprese con fuerza en todos nuestros vinos.